Un desfile musical de récord

Miles de personas disfrutan de la Entrada de Bandas con más agrupaciones de la historia de las fiestas

08.11.2015 | 12:45
Un desfile musical de récord
A la izquierda, Doménech dirigiendo a los centenares de músicos en la Entradas de Bandas. A la derecha, una banda ante el tapiz inaugurado.

El acto contó con detalles especiales como la inauguración de un tapiz y el homenaje a Rafel Doménech, al que le dieron una placa antes de dirigir a los intérpretes.

Un total de 17 bandas partían ayer, poco después del mediodía, de la Iglesia de San Jaime y Santa Ana hacia la Plaza de Sus Majestades Los Reyes de España de Benidorm. Sus componentes eran los principales protagonistas de la Entrada de Bandas con más agrupaciones de la historia de esta localidad, según fuentes municipales.

La ocasión lo requería, ya que se cumplen los 275 años desde el Hallazgo de la Virgen del Sufragio. Por la misma razón el acto estuvo marcado por numerosos detalles especiales, como la inauguración de un tapiz de ocho metros en la calle Alameda en honor a la Virgen y a San Jaime, patrocinado por la Associació de Penyes y la concejalía de Fiestas. Asimismo, se invitó al pasacalles a las diferentes reinas mayores que han representado estas celebraciones.

No menos emotivo fue lo que sucedió cuando las agrupaciones musicales llegaron a la plaza del Ayuntamiento. En ella recibió un sentido homenaje Rafael Doménech, maestro y autor del pasodoble «Fiesta en Benidorm». Y desde este mismo lugar, tras recibir una placa como tributo, dirigió a los centenares de músicos para que los miles de asistentes disfrutaran de lo que ya es un auténtico himno en esta localidad.

La jornada comenzaba soleada, sin ninguna tensión de lluvia como la del año pasado. Desde las 10 horas, momento en el que se inició la misa en honor a la patrona en la Iglesia de San Jaime y Santa Ana, los alrededores de dicho templo estaban llenos de público con ganas de ver el pasacalles. Unos espectadores entre los que había tanto festeros como turistas alucinando con todo ese folclore tan pintoresco para ellos. Debido a la temperatura, algunos de estos visitantes, sobre todo los extranjeros, iban sin camiseta. Es más, hubo clientes de hoteles por los que pasaba el recorrido de las bandas que disfrutaron del espectáculo desde la piscina, en traje de baño.

En la misa, el nuevo párroco, Juan Antonio González, que lleva poco tiempo en Benidorm, se equivocó y gritó durante la ceremonia un «Visca Mutxamel». Un descuido gracioso con el que se ganó la simpatía de algunos benidormenses.

Tras la ceremonia, la reina infantil, Paula González de Zárate, ordenó que se abrieran las puertas de la iglesia, lo que dio paso al tradicional volteo de las campanas y al bombardeo aéreo, que fue muy contundente. La calle Mayor, la calle Alameda y avenida Emilio Ortuño estaban plagadas de gente deseando escuchar el sonido de las 17 bandas. Entonaron desde marchas clásicas de cornetas y tambores al flamenco y marchoso «Obi Obá».

Sin duda, una mañana inolvidable para los festeros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine