La Vila se rearma para la batalla

Los Moros y Cristianos de la Vila Joiosa se preparan para el Desembarco final sumando a sus filas a piratas Contrabandistas y Beduinos en las Embajadas celebradas en el castillo de la playa Centro

28.07.2013 | 00:29
El Alijo en la Playa Centro y las Embajadas Contrabandista y Beduina se celebraron ayer antes de una noche sin final que aguardaba al Desembarco.
El Alijo en la Playa Centro y las Embajadas Contrabandista y Beduina se celebraron ayer antes de una noche sin final que aguardaba al Desembarco.

Los ejércitos se rearmaron ayer para la batalla final de la Vila Joiosa, el Desembarco. Los primeros en engrandecer sus filas fueron los del bando de la Cruz. Sobre las 18 horas, Mariners y Pescadors, fieles al gobernador de la villa, encontraban en sus playas a los piratas Corsarios, que llegados del mar, defendían -trabuco en mano- el último alijo que habían logrado arrebatar a barcos de incautos cristianos.
Tras una pequeña contienda, los Contrabandistas reclamaban a marineros y pescadores ser llevados hasta las puertas del castillo, donde requirieron hablar con el gobernador, iniciándose la Embajada Contrabandista.
Los bandoleros traían temibles noticias. En la Playa del Paraíso, a las afueras de la ciudad amurallada, tropas moras se armaban preparándose para una gran batalla. Ante la amenaza, los de Andalucía se ofrecen al gobernador de la Reina Cristiana para defender la plaza y «combatir a la morisca». El gobernador, sin embargo, declina el ofrecimiento llamándoles «escoria de la nación» y «villanos», despreciando su valor por su fama de bandidos. Pero la noticia de que en la zona del Xarco naves sarracenas están tomando posiciones, cambia el paso y acepta, invitando a los piratas corsarios a engrandecer las tropas de «la altiva y grande España».
Finalizado el Alijo y la Embajada Contrabandista, la multitud se desplazó hasta la avenida del País Valencia para ver desfilar las tropas moras camino al castillo. Se preparaba la Embajada Beduina.
En ella, se emula el momento en que los amos del desierto se ofrecen al soberano musulmán para las razias del Mediterráneo. Las espingardas beduinas se sumaron así al ejército capitaneado por el Rey de los Moros de Capeta con el objetivo de asegurar la victoria que tendría lugar al alba, una batalla que arrebataría a los cristianos la llamada, «perla del Mediterráneo», La Vila Joiosa.
Tras la Embajada Beduina, los festeros, moros y cristianos, regresaron a sus cuarteles para prepararse para una noche sin fin, aquella en la que unos se embarcarían en plena noche para lanzarse al agua y luchar, cuerpo a cuerpo, sobre la arena de la playa con las primeras luces de la mañana.

Benidorm/Marina Baixa

Polop saca lustre al universo de Gabriel Miró

Polop saca lustre al universo de Gabriel Miró

La Generalitat incluye la Casa Museo del escritor dentro de la red museística, lo que le permitirá...

Una vistosa «Entrà de la Murta» sumerge a Altea en sus fiestas

Una vistosa «Entrà de la Murta» sumerge a Altea en sus fiestas

Las fiestas patronales de Altea en honor al Cristo del Sagrario comenzaron ayer por la tarde con...

El campeonato de Salto BASE desde el hotel Bali, pendiente del viento

El viento obligó ayer a posponer la primera jornada de la competición y será...

Podemos y Hosbec, cara a cara por la tasa turística

Podemos y Hosbec, cara a cara por la tasa turística

La patronal hotelera y el partido promotor del impuesto con el que quieren gravar las...

Frente común con los técnicos deportivos

Frente común con los técnicos deportivos

Las APA recogen firmas para exigir a la Conselleria y al Ayuntamiento que los monitores puedan...

Columpios entre rejas

Columpios entre rejas

El parque de La Cala tiene desde hace meses un juego roto y con las piezas de la base oxidadas y...

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Benidorm

Consulta las farmacias de guardia disponibles en Benidorm.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine