ÚLTIMA HORA
Investigan una explosión en una terminal de autobuses en Manhattan
Santa Pola

Tomar el Mediterráneo como gimnasio

El mar en calma y la suave temperatura hacen que cada vez más gente haga regularmente deporte en el agua

18.08.2016 | 01:47
Gente practicando paddle surf en Santa Pola.

Como pez en el agua. Los santapoleros dejan de ver el deporte acuático como una forma de ocio esporádico o profesional y lo empiezan a incorporar a su rutina habitual deportiva. Cada vez es más común ver a gente hacer paddle surf o vela, ya sea en verano o invierno, de la misma manera que salen a correr o patinar.

Martina Hernández coge su bañador, su tabla de paddle surf y su remo y se dirige a las calas de Santiago Bernabeu, cuando ya empieza a bajar el sol, para hacer ejercicio varias veces a la semana desde que comenzó junio. «Bajo desde mi apartamento y hago como una hora de ejercicio al día, con el mar en calma es una gozada, se ha convertido en mi rutina deportiva».

Cada vez más gente como Hernández ha convertido los deportes marinos en una forma de ejercicio habitual, más que una forma de ocio esporádico en Santa Pola. Hasta hace relativamente pocos años, la práctica del surf o la vela parecía estar reservada a los profesionales, pero el auge de las escuelas de deportes marítimos en Santa Pola y la asequibilidad de los equipos deportivos necesarios para realizar estos deportes ha democratizado estos deportes a gente que ahora se inicia como aficionada o los que se lo toman como forma de ejercicio diario.

Desde pequeños
Leticia Quesada, se dedica al kitesurf desde su adolescencia y es una profesional y experta en varios tipos de deportes acuáticos. Su forma de concebir el deporte es más que ocio, una forma de vida y así desea transmitirlo a los más pequeños. Desde esta primavera creó junto a su novio, también profesional del kitesurf, un club en la villa marinera, un espacio de aprendizaje de deportes marítimos. Con este negocio han querido «potenciar el mar como gimnasio, queremos que todo el mundo asuma que nuestras aguas pueden ser un espacio deportivo más al que sumarse». Quesada y su pareja formaron una escuela de verano para pequeños que acuden con sus tablas de surf a diario a prender nuevos deportes. «Santa Pola es un sitio ideal para realizar este tipo de deportes acuáticos para no iniciados», asevera Quesada. Y no sólo son niños los que van a sus clases, también lo hacen mayores que enganchan un curso y, en muchas ocasiones siguen ejercitándose por su cuenta.

La deportista cree que no debe asociarse este deporte sólo al verano, sino que se debe potenciar también en invierno.

«En invierno también se puede hacer deporte en el agua, es sólo cuestión de concienciarse, si se lleva la equipación adecuada no se pasa frío, hay que prepararse bien». Y lo explica con una analogía. «A nadie se le ocurriría ir a la montaña en invierno en camiseta, en el mar pasa lo mismo. Hay que abrigarse con un buen neopreno y disfrutar».

Beneficios
Desde Infosalud, el doctor David Curto recomienda realizar ejercicio en el medio marino. De manera habitual porque ayuda a mejorar problemas articulares, musculares y a relajarse. Además, recomiendan que se realice siempre con los equipamientos, preparación y reconocimientos médicos adecuados.

Las salidas profesionales también son uno de los beneficios de practicar esta afición marina. El ilicitano Sergio Díez realizó un bautismo de buceo hace dos años y se enganchó de tal manera que ahora está realizando un curso avanzado de buceo de rescate que puede abrirle puertas laborales en un futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine