Crevillent

Una tradición multitudinaria

Los crevillentinos se volcaron ayer con su procesión más genuina, la que narra cada escena de la pasión de Cristo

24.03.2016 | 07:56
La concentración de pasos en la Plaza de la Constitución congregó a un buen número de vecinos y crevillentinos ausentes que vuelven al pueblo por Semana Santa.

Previamente, los cofrades adecuaron los tronos e imágenes en el tradicional arreglo de pasos.

El Miércoles Santo es uno de los días más especiales del año para los crevillentinos. A pesar de ser lectivo, muchos vecinos pidieron librar en la tarde de ayer para participar en el tradicional arreglo de pasos. Un ritual que año tras año se repite en las casas particulares y locales donde, antes de la construcción del Museo de Semana Santa, se custodiaban los pasos.

Se puede decir que cada uno de los arreglos constituye una reunión familiar en la que todos colaboran, y donde cada miembro tiene un papel asignado, el cual va pasando de generación en generación.

Una vez finalizadas las tareas de puesta a punto de los pasos, las dieciséis cofradías y hermandades que participan la Procesión de La Pasión se trasladaron hasta la parroquia de Nuestra Señora de Belén donde permanecieron expuestos hasta su inicio.

Esta concentración congregó a una multitud de vecinos y crevillentinos ausentes, que no quisieron perderse uno de momentos más esperados de la Semana Santa crevillentina. Desde distintas calles de la población, los pasos aparecieron en la plaza de la Constitución, con el acompañamiento de las «pasarellas», piezas que interpretaron las bandas de música para acompañar a las imágenes.

Tras la entrada de pasos, la iglesia de Belén se convirtió en un auténtico museo de imaginería, donde se podían contemplar esculturas como La Samaritana; El Lavatorio, la Oración en el Huerto, el Prendimiento o la Negación de San Pedro de Antonio Riudavets; la Santa Cena; San Pedro Arrepentido; Jesús Rescatado; la Santa Mujer Verónica; Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores, entre otros grupos escultóricos.

Por la noche, sobre las 22.15 horas, se iniciaba la Procesión de La Pasión, que narra secuencialmente cada una de las escenas de la pasión de Jesús antes de morir crucificado. Los costaleros, que volvieron a poner a prueba su fuerza, completaron el mismo itinerario del pasado año.

A su término, y al filo de las 3.30 horas, debía salir la procesión del Traslado en la que suelen participan multitud de crevillentinos que acompañan a las imágenes del Santísimo Cristo de la Victoria y María Magdalena, y a las Tres Marías y San Juan, hasta la plaza Maciá Abela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine