Semana Santa
Crevillent

Un tallista zamorano confecciona el nuevo trono del Ecce Homo en su 150 aniversario

El soporte de las imágenes que forman parte de este paso ha sido elaborado en madera de abedul

22.03.2016 | 01:18

Ha elegido esta madera por ser ligera, versátil y fácil de tallar. El anagrama de la cofradía aparece en los cuatro centros, entremezclándose con la decoración ornamental.

La Cofradía del Ecce Homo de Crevillent estrenará nuevo trono en las procesiones de Miércoles y Viernes Santo, con motivo de su 150 aniversario. Una creación elaborada en madera de abedul que difiere en buena medida a las del resto de pasos que salen en la Semana Santa crevillentina.

El trono fue bendecido el pasado sábado por el párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de Belén, Miguel Riquelme, y sorprendió gratamente a todos los asistentes, que dieron su visto bueno al toque zamorano de la confección. La intención de la cofradía ha sido la de recuperar las líneas del trono original, que data de 1941, cuando el reconocido escultor catalán Antonio Parera talló las imágenes del Ecce Homo de Crevillent, y que constaba de dos cuerpos con un diseño y decoración de inspiración renacentista en sintonía con las propias imágenes.

El nuevo trono es obra del artista zamorano José Antonio Pérez, profesor de la Escuela Superior de Arte y Diseño de Zamora. En la ciudad castellana, que también cuenta con una Semana Santa de Interés Turístico Internacional, como Crevillent, ha confeccionado tronos para las cofradías de La Conversión del Centurión, Coronación de Espinas, Lavatorio o Descendido. Además, ha realizado trabajos para otras localidades como Villaviciosa.

Los primeros contactos del Ecce Homo con José Antonio Pérez se iniciaron tras la semana santa de 2014. Poco después, el artista les remitió un boceto en el que proponía un trono en madera de abedul, «por ser ligera, por su buen comportamiento para la talla y por su versatilidad para los distintos acabados», explicó Sergio Lledó, miembro de este paso. Pérez planteó entonces colocar el anagrama de la cofradía en los cuatro centros, jugando con la idea de desarrollar la corona de espinas entremezclándose con la decoración ornamental. Al mismo tiempo, propuso la realización de un altillo que sirviera para enmarcar y realzar el conjunto escultórico. El proyecto final incluye el policromado único los centros y la propia corona de espinas, «pues las faldillas granates suponen un elemento de mucho color, en competencia cromática con las propias figuras», indicó Lledó. Posteriormente, se introdujeron algunas variaciones, como la modificación del altillo para dar más altura a las imágenes y que quedara más integrado con el resto del trono. Asimismo, se decidió realizar la talla calada para realzar la sensación de profundidad de los elementos ornamentales.

Los trabajos de desbaste del trono se iniciaron en mayo de 2015, pero al ser un trabajo totalmente manual se prolongaron hasta septiembre del pasado año.

La escena de este paso presenta a Jesús, que tras haber sido flagelado y coronado de espinas, es presentado al pueblo por Poncio Pilatos con las palabras «Ecce Homo» («He aquí el hombre»), para que decida sobre su suerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine