24 de octubre de 2015
24.10.2015
Santa Pola

La Guardia Civil pide a una empresa que asegure el pozo para reanudar la búsqueda

La investigación sobre la desaparición en 1991 de una joven apunta a que sus restos pueden estar en el foso, de más de 15 metros

26.10.2015 | 01:23
La Guardia Civil pide a una empresa que asegure el pozo para reanudar la búsqueda

La Guardia Civil ha pedido a una empresa externa que garantice la estabilidad del pozo ciego junto al barranco de Catarra, en Santa Pola, para poder reanudar las tareas de búsqueda de los posibles restos mortales de Remedios Ludeña Gea, la joven desaparecida en el barrio del Calvario en 1991, cuando tenía 19 años. Los investigadores de Policía Judicial de Santa Pola y de la Comandancia de Alicante han encargado así a una empresa que fabrique los elementos necesarios para evitar que las paredes del foso puedan venirse abajo, con el consiguiente peligro para quienes realicen las labores de búsqueda y con el riesgo de destrucción de pruebas que eso podría conllevar. La Guardia Civil inició el martes la inspección del pozo después de recibir «indicios clave» sobre el caso que sugieren que la joven podría haber sido arrojada sin vida a ese pozo hace 24 años, en las horas siguientes a su desaparición el 19 de mayo de 1991 de su casa del barrio del Calvario.

El paso del tiempo complica las posibilidades de encontrar sus restos mortales, si es que la línea de investigación se confirmara, algo que por el momento no ha ocurrido porque no se ha encontrado nada concluyente según los investigadores. Pero además del propio deterioro de los restos o las pruebas, se da la circunstancia de que hace más de una década el pozo se selló –puesto que las viviendas más próximas fueron conectadas a la red de alcantarillado– y hace unos cuatro años se rellenó con escombros y se tapó definitivamente para evitar riesgos por un posible hundimiento. Así se lo ha trasladado a la Guardia Civil una de las dueñas, Eugenia Orts, añadiendo que por lo que conoce a través de su familia el pozo tiene más de quince metros de profundidad y más de un siglo de antigüedad.

Por ello, la Benemérita ha interrumpido sin fecha de reinicio el desescombro e inspección del pozo a la espera de que esa empresa garantice la seguridad, para lo que según fuentes oficiales se están fabricando distintos elementos que aún no se ha podido finalizar y que tendrán que ser instalados en un fecha por determinar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine