LA ECONOMÍA

De la cartilla de racionamiento al comercio electrónico

Siempre hemos tenido buen clima y unos aguaceros espantosos, siempre ha habido gentes emprendedoras y, casi siempre, políticos nefastos. Así es la vida

28.10.2016 | 04:30
Rehabilitación de un edificio en Alicante.

Mi maestro de periodismo, no los que me enseñaron Teoría de la Comunicación sino el redactor jefe de colmillo retorcido que me inculcó los rudimentos de este oficio, siempre me decía: «Javier, la vida de un periodista no es noticia y al lector no le interesa para nada qué has hecho para conseguir la información». Pues sí, José Luis, es verdad, pero a veces hay que explicar el montaje del teatrillo y ésta es una de ellas. Tampoco quiero contarles mi vida, que bastante tienen con las suyas, pero cuando el director general de Contenidos de INFORMACIÓN me planteó realizar un artículo sobre la economía en los 75 años del diario, el reto me pareció divertido y hasta sencillo. Bueno, los retos siempre son divertidos hasta que te pones. No les mentiré diciendo que me he puesto de polvo hasta las cejas haciendo la competencia a las polillas en la hemeroteca, tampoco me he leído los aproximadamente 27.077 periódicos que se han editado en estos años, que ya es «manchar papel». Ni por asomo.

Así y todo me he pegado un panzón a leer. Y cuando repasas periódico tras periódico desde el 18 de julio del 41 hasta este año de gracia de 2016, te das cuenta de la fugacidad de la vida y aprendes a relativizar, al fin y al cabo nada hay más antiguo que el periódico de ayer (y no les digo nada del periódico de julio del 41). Curiosamente, como la historia económica es cíclica, ves, año tras año, cómo se repiten actitudes, crisis, crecimientos, fallecimientos de empresas y de organizaciones que tenían cimientos sólidos, hasta tal punto que en ésta nuestra provincia pocas cosas nuevas hay bajo el sol. Es imposible ver una línea recta; son, más bien, vueltas y revueltas alrededor de lo mismo, porque, finalmente, las gentes y las características de la provincia de Alicante no son tan distintas del 41 hasta ahora. Siempre hemos tenido buen clima –y unos aguaceros espantosos- siempre ha habido gentes emprendedoras y, casi siempre, políticos nefastos aquí y acullá. Así es la vida.

Lógicamente se han producido cambios desde una Postguerra en la que la única preocupación de la mayoría era seguir vivos y darles un pedazo de pan a sus hijos que en la actual sociedad del consumo compulsivo. Una de las primeras noticias económicas del periódico es de mayo del 42 y hace referencia a la composición de la Cartilla de Racionamiento (medio litro de aceite, medio kilo de alubias, cuarto de kilo de jabón y cien gramos de café). Una de las últimas es un acuerdo de la Diputación con Google para profesionalizar el comercio electrónico de las pymes. Reconocerán conmigo que eso sí que es la prueba del nueve del cambio en los hábitos de consumo.

Hasta los 70, la agricultura manda
En términos absolutos la primera noticia que encuentro es de noviembre del 41: las declaraciones de un ministro que en una columnita de salida, cercado por noticias de la División Azul y la guerra en Rusia, dice que las cuestiones a atender son la vivienda del trabajador, la prevención de accidentes y el subsidio familiar; nada demasiado diferente a la actualidad (si borramos el anuncio que incita a alistarse en la Legión).

De cualquier forma tampoco las noticias económicas de los primeros tiempos de INFORMACIÓN son abundantes. Es la política (bueno, el adoctrinamiento ideológico) lo que se lleva páginas y páginas, tanto como las actuaciones, inauguraciones, audiencias y bondades del Caudillo y sus adláteres. Entre tanto «laudatio» he encontrado un interesante editorial, llamado «La empresa jubilosa», que, para que nadie se llame a engaño, señala que la economía está intervenida y férreamente controlada «consecuencia del precepto nacionalsindicalista que subordina al Supremo servicio de la Patria toda individual conveniencia (€) Nunca como ahora se nos ha ofrecido la grandiosa visión de una colmena humana donde el trabajo deja de ser un pesar para convertirse en empresa jubilosa, en ardorosa misión. La de servir la unidad, la grandeza y la libertad de España». ¡Viva Franco! grito, levantándome del ordenador, entrechocando mis talones y pegando un susto de muerte al gato Aramis que dormitaba a mi lado.

Fuera de estas consignas, poca cosa más en estos primeros tiempos de vida de INFORMACIÓN. En junio del 43 se crea el Consejo Provincial de Ordenación Económica para «afanosamente lograr la construcción armónica y duradera del edificio de nuestra economía», en las grandilocuentes palabras de la época que, de paso, señalan a la Falange como «entraña y corazón del Movimiento por el que España recobra su rango de potencia mundial». Debía referirse el esforzado compañero al titular a siete columnas del mismo diario: «La producción cañamera de nuestra provincia. De 1.312.500 kilos en el 36 a 8.000.000 en el 42», porque no veo más noticias sobre nuestro potencial mundial y mira que he buscado.

En realidad hasta el 51 no encuentro noticias significativas sobre empresas de Alicante, cuando separados por algunas semanas, se tiene a bien publicar un reportaje sobre «La Unión Salinera de España, orgullo de la producción nacional» y otro sobre los juguetes de Alicante que fueron expuestos en Madrid. A partir de ese año parece que la economía se mueve –o que INFORMACIÓN le presta mayor interés, que también pudiera ser– bien es verdad que los productos de exportación son –mirados desde la perspectiva actual– tan pintorescos como las alpargatas, para las que se solicita la protección por estar amenazada una industria tan tradicional.

Sacando a la palestra algún sector industrial de vez en cuando, la verdad es que hasta muy avanzados los sesenta las noticias económicas son agrarias fundamentalmente o de productos derivados de la agricultura, como el sector alimentario: conservas vegetales, turrón o aceitunas rellenas. No me resisto a hacerles partícipes de un titular del 59: «El enigma de los pimientos. Los compran a 2,50 y los venden a 7». ¿La especulación como enigma? QuizဠOtro destacable: «La provincia de Alicante produce la mejor calidad de algodón del Mundo», estupenda noticia si no fuera porque una semana antes se decía con casi el mismo alarde tipográfico: «Ayer mucho y hoy poco. Ha desaparecido prácticamente el cultivo del algodón en Alicante». Tengo una duda: ¿era poco, pero bueno, que ya dice aquel que el tamaño no es importante o simplemente que el periodista se había pasado y el «Poncio» le había llamado a capítulo? Para los no versados en el argot del periodista de los setenta, el «Poncio» era el gobernador civil de turno, alguien que mandaba de verdad y que hacía temblar a la mayoría de los directores con una simple llamada de teléfono.

No quiero olvidarme del «periodismo invención», ni siquiera ficción. Confundir deseos y fantasías con la realidad produjo montones de noticias relacionadas con la existencia de petróleo en la provincia o que un consorcio hotelero belga pretendía adquirir la isla de Tabarca para servir de sede a un hotel flotante para muchimillonarios o que Alicante iba a ser líder mundial de la producción de perlas cultivadas. Y luego estaba el «periodismo agradecido» que tanto se ocupaba en destacar a toda página que durante el mandato de Franco se habían invertido más de 3.000 millones en obras sociales como que llovían millones sobre nuestras carreteras. Hojas del árbol caídas, juguetes del viento son, y anda que no hay hojas en un árbol de 75 años€  

Todo cambia con los setenta donde ya hay industrias que arrasan con su potencial, como el calzado, y fundamentalmente el turismo y la construcción que probablemente nos acompañen hasta que la Tierra estalle en confeti, en versos de Aute.

Erre que erre con los trasvases
Marcando los años 50 como el inicio de la información económica en nuestra provincia, hay asuntos cíclicos que no dejarán de repetirse y que todavía colean, como por ejemplo el tema del agua. En el 54 se anuncia que 50.000 hectáreas alicantinas podrían ser regadas con aguas del Tajo y del Júcar. Lo bueno del caso es que no debían arredrar las dificultades de la obra «pues en el actual régimen que rige los destinos de España son posibles estas obras y otras de mayor envergadura». Pues erraba el jerarca: ni en ese ni en ningún régimen los trasvases dejarán de ser un problema; acercándonos más en el tiempo cosas semejantes decía el gobierno de Aznar del trasvase del Ebro y ya ven. Por no hablar del Júcar que era más sencillito porque no suponía enfrentarse a los vecinos. Y tampoco.

Con el nuevo siglo surgió aquel movimiento de «Agua para Todos» que promovieron las organizaciones empresariales y la Generalitat (entonces en manos del PP) y que al mismo tiempo que pedía trasvases para garantizar el futuro, colateralmente daba caña a los catalanes y al gobierno central en manos socialistas con manifestaciones y publicidades que se sucedían día sí día también, con gran éxito de crítica y algo menos de público, salvando honrosas excepciones. Contraatacó el PSOE con los proyectos de construcción de desaladoras que iban a ser el futuro y en planes se quedaron en la mayor parte de las ocasiones, cuando no en noticias de Tribunales por sobrecostes, comisiones y esas cosillas.

Y es que si hablamos de fracasos económicos que produjeron toneladas de papel escrito, voces autorizadas, conferencias, jornadas y simposios, tenemos también unos cuantos. ¿Se acuerdan del Triángulo Alicante-Elche-Santa Pola que iba a ser la clave para que Alicante ascendiera de posiciones en el ránking nacional? ¿Recuerdan cuando Disneyworld se iba a enclavar en nuestra provincia, antes de que eligieran tierras gabachas? ¿Han oído hablar de los Planes Estratégicos que ninguna institución que se considerase importante dejó de hacer? ¿Y de la Zona Franca del Puerto de Alicante? ¿Puertoamor, el Palacio de Congresos de Alicante€? ¿Y el Efecto 2000 o el Sureste? ¿«Mediterrània», esa marca paraguas del turismo que se le ocurrió a algún lumbreras del gobierno Lerma? ¿Hay alguien que se acuerde de aquello? Refresquémonos con Manrique, Don Jorge:  «(€) ¿Qué fue de tanto galán?/¿Qué fue de tanta invención/como trajeron? Las justas y los torneos, (€) ¿fueron sino devaneos?/¿Qué fueron sino verduras de las eras?».

Por el medio se quedan los que se ejecutaron pero no tuvieron la repercusión que vendieron, quizá porque no la merecían, o no se hicieron las cosas bien, o no estaban bien estudiadas, o gestionadas, o€ No deja de ser culpa de los políticos que ellos crearon la necesidad y después el problema, bendito sea su nombre. A ver, a bote pronto: Terra Mítica, la Ciudad de la Luz, la vertebración social y económica de la Comunidad Valenciana, IFA, Ikea, la Volvo. Hay más, pero no me vienen ahora a la memoria.

Algunas obras faraónicas están ahí y sobreviven como pueden, otras pasaron al bulevar de los sueños rotos, las de más allá son directamente una ruina, pero en todos los casos se presentaron con trompetas y tambores, iban a ser lo más de lo más, Alicante tendría un antes y un después y, finalmente, se estancaron. No es lo mismo Terra Mítica que la Ciudad de la Luz, aunque ambas tuvieron el mismo origen: insertar en la mente de los alicantinos que las grandes obras de la Generalitat no sólo se hacían en la ciudad de Valencia.

Es curioso, repasando la prensa, qué poco se ha dicho de la bancarrota que ha sido y las inyecciones de dinero público que ha necesitado la Ciudad de las Artes y las Ciencias de la capital autonómica, mientras se ha disparado con misiles atómicos contra Ciudad de la Luz o Terra Mítica, a las que se ha calificado de despilfarro y desastre económico. Cuan poco de la Copa América o de la Fórmula Uno y qué despliegue contra la Volvo que, en términos absolutos es un proyecto pigmeo en comparación con el Gulliver valenciano. Lo curioso es que es en Alicante donde más se ha puesto el énfasis, lo que demuestra que o somos críticos de narices o nunca valoramos lo que tenemos o nos gusta pegarnos tiros en el pie. Ahí lo dejo, pero advierto a futuros historiadores que estas paradojas están perfectamente reflejadas en las páginas de opinión de INFORMACIÓN por si alguien dentro de cien años quiere rebuscarlas.

La CAM: el mayor de los fracasos
El potencial económico de Alicante ha venido determinado por la salud de su sistema financiero. Gran parte de las noticias económicas de estos 75 años de INFORMACION han tenido como referencia las entidades bancarias creadas en la provincia para atesorar y redistribuir la riqueza de la propia provincia. En el 42 se inaugura la sucursal en Elche de la entonces denominada Caja General de Ahorros y Monte de Piedad del Sureste de España (había sido creada en el 40, sobre la base de la Caja de Ahorros de Alicante fundada en 1877, pero entonces no existía INFORMACIÓN); en el 55, el obispo de turno bendice la Caja de Ahorros Provincial y en el 65, el Banco de Alicante. Obvio decir que de las tres no queda nada, se fueron por el desagüe de los desafueros de la política de amiguetes y el robo a mano armada. La CAM, que llegó a ser la cuarta caja de ahorros española, siguiendo la estela de la cuarta provincia en potencial económico, desapareció con estruendo en la primera década del siglo XXI, mientras el Banco de Alicante se subsumía en la serie de fusiones, refusiones y arrejuntamientos del oligopolio bancario que ahora nos aflige.

De nada sirvió que la absorción de la Caja de Ahorros Provincial por la CAM dejase en los 80 y 90 pelos en la gatera de los gobernantes hegemónicos de la época: el partido socialista, de los cuales no se han recuperado en la provincia. Tampoco que no se llegara a crear la gran caja de ahorros de la Comunidad, fusión de CAM y Bancaja, que muchos prohombres alicantinos rechazaban por dejar nuestros ahorros en manos de los valencianos, pero que en ese momento hubiese hecho la competencia a los gigantes Caja Madrid y LaCaixa. La avaricia, el dejar hacer, la injerencia política, los delitos de cuello blanco y las inversiones ruinosas fomentadas por unos gobiernos autonómicos con absoluta impunidad para hacer y deshacer se cargaron el mayor de los éxitos de la provincia convirtiéndolo en un fracaso del que difícilmente nos recuperaremos. 70 años para crearla y desarrollarla y un minuto para perderla. Dejadme llorar un instante por la leche derramada.

También hay éxitos
Ya he mencionado que hasta los 70 la economía interesa poco en el periódico, pero es que a partir de los 80 lo monopoliza todo. No es únicamente por un interés desinteresado de los periodistas, coinciden en el tiempo una serie de personajes generadores de noticias y se empiezan a estructurar las organizaciones empresariales y los sindicatos, de tal forma que la economía empieza a ser referente. De los 80 para acá hay varios nombres propios –y que me perdonen otros si me olvido de ellos: Isidro Martín, Ramón Jerez, Salvador Miró, Manuel Peláez, Eliseo Quintanilla, Emilio Vázquez Novo, Joaquín Arias,José Llorca, José Luis Montes Tallón, Enrique Rico de Alcoy, los hermanos Devesa de Benidorm, casi siempre ligados a Coepa, a la Cámara o a las asociaciones sectoriales, y luego empresarios de relumbrón como los Quiles, los padres de los actuales del mismo nombre Sirvent de «El Lobo» o Pedro López de «Chocolates Valor», José María Caballé, Juan Perán, Antonio Vicente, etcétera y etcétera.

Y cuando hay organizaciones empresariales como Dios manda, con potencia, fortaleza e independencia, no es extraño que del 80 a octubre del 2009 la provincia viva una edad de oro de reivindicación del papel del empresario y de las infraestructuras imprescindibles para desarrollar las empresas. Hago un paréntesis para explicar la fecha en que pongo término al proceso y es una opinión muy particular mía, pero como el que firma allá arriba soy yo pues me permito el lujo: el 22 de octubre de 2009 Valenzuela inaugura la nueva sede de la Cámara en lo que era el antiguo hotel Palas y en la foto, excepto él, los demás están actualmente imputados y/o expulsados a las tinieblas exteriores de la política: Camps, Castedo y Milagrosa Martínez. Es la culminación de las organizaciones empresariales y a partir de ahí todo va cuesta abajo y sin rodadas, hasta tal punto que la Cámara malvive hoy en unas instalaciones alquiladas y Coepa en la fecha en que escribo aún respira, pero no creo que cuando se publique exista y lo mismo pasa con sectoriales y sindicatos. Otro les hará un Réquiem, a mí no me apetece mucho.

Pero hay éxitos, claro que los hay, y de los que han costado un montón, que a los alicantinos nadie nos ha regalado nada. ¿O es que no sufrimos para ver terminado ese malhadado tramo Xeresa-Ondara de la A7, donde se ralentizaba la marcha de nuestros camiones y nuestros turistas, por no hablar de nosotros mismos? ¿Y la nueva Terminal del aeropuerto? Pues no se acordarán –y yo tampoco si no fuera porque lo acabo de leer- pero hubo un momento en que se nos quiso quitar el calificativo de Internacional para dárselo a Valencia como cabeza de la autonomía. ¿El AVE? Pues sí, un éxito, pero tardó más de una década sobre el que llevaba con menos merecimientos y pasajeros a Málaga y, lógicamente, nos adelantaron (también llegó antes a Valencia, lo que es para hacérselo mirar).

Otros hitos: la autovía a Madrid y a Murcia, la Universidad de Alicante y luego la de Elche, la OAMI que ya no se llama así, el Parque Industrial de Elche, el Mundial 82 en dos sedes. Si se fijan todo ha costado sangre, sudor y lágrimas y casi todo se ha hecho sin mucha ayuda y con palitos en las ruedas por parte de nuestros vecinos y a veces también de nuestros coterráneos.

Se me queda en el tintero lo más importante: el trabajo de todos los empresarios y trabajadores que han hecho posible que, a pesar de todo, Alicante haya seguido creciendo. El sector turístico, el calzado, el textil y la alfombra, los diferentes sectores agroalimentarios, la tan denostada construcción, el mármol y la piedra natural, el sector servicios, el comercio y la distribución comercial. Muchas veces ellos y ellas no han aparecido en las páginas de estos 75 años de INFORMACIÓN, pero no por desconocidos han dejado de ser los auténticos protagonistas, mucho más que los que salían día sí, día no y que luego salieron ranas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
CaixaBank - Particulares, Empresas, Línea Abierta Grupo Cooperativo Cajamar - Cerca de ti también en Internet
HIDRAQUA - Home Hidraqua Banco Santander Particulares. Ventajas para nuestros clientes - Banco Santander
Banca Online de BBVA Puerto de Alicante
Iberdrola Clientes | Ofertas y servicios de luz y gas El Corte Inglés: Comprar moda, electrónica, informática, libros online
HOSBEC - Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca Expert electrodomésticos: Profesionalidad y servicio cerca de ti
Universitat Politècnica de València, Campus de Alcoy Benigar Corporación
Clínica Vistahermosa - Alicante Fundación Caja Mediterráneo ? Aquí nos tienes, como siempre
Fundación Laboral de la Construcción de Comunidad Valenciana COES: Comedores escolares
Apartamentos en la playa en venta, casas en la Costa Blanca. TM Grupo Inmobiliario Mercedes Hijos de M. Crespo | Concesionario Mercedes Benz
Ineca. Instituto Estudios Económicos de Alicante Porsche España - Dr. Ing. h.c. F. Porsche AG
Bussines World Alicante Hogar - Gas Natural Fenosa
Reproducción asistida - Tratamientos de fertilidad - IVI Ajuntament d'Elx
Seguros de salud - ASISA  Ayuntamiento de l'Alfàs del Pi | Sede Electrónica
Las mejores Playas de Alicante Tiendas Anticrisis - El Castor | Muebles baratos online - Tiendas Anticrisis
Particulares - BANCO SABADELL Zenith - The ROI Agency - Part of Publicis Media
Panama Jack - Tienda Online Oficial Universidad Miguel Hernández
Havas Media Yates y embarcaciones Astondoa . Astondoa Yachts . The magic of seduction
Lokímica Bodegas Xaló, vino y mistela de Jalón - Bodegas Xaló
Generalitat: Benvinguda Asociación de empresas sector terciario provincia Alicante
Aguas de Alicante Consum
Enlaces recomendados: Premios Cine