15 de febrero de 2018
15.02.2018

La disminución de la factura energética, una exigencia para la supervivencia de las ciudades

Doscientos expertos debaten en Alcoy las medidas a adoptar por las urbes menores de 100.000 habitantes en materia de sostenibilidad

16.02.2018 | 02:03
La disminución de la factura energética, una exigencia para la supervivencia de las ciudades
La disminución de la factura energética, una exigencia para la supervivencia de las ciudades

La reducción de la factura energética es una necesidad inaplazable para la supervivencia de las ciudades. Bajo ese concepto, 200 expertos están debatiendo en el congreso «Small & Medium Smart Cities» de Alcoy sobre las medidas que tienen que adoptar las pequeñas y medianas urbes para acercarse a la sostenibilidad. La mejora de la eficiencia energética, la utilización de energías renovables y los cambios en la movilidad son algunos de los retos a los que se enfrentan, además de la búsqueda de la financiación para poder llevarlos a la práctica.

El Campus de Alcoy de la Universidad Politécnica de València y la Sala Àgora acogen desde ayer el congreso «Small & Medium Smart Cities», cuyo objetivo es abordar la transformación y la sostenibilidad de las pequeñas y medianas ciudades. Se trata de una iniciativa impulsada por las cátedras conjuntas entre el Campus y el Ayuntamiento alcoyano, como son «Alcoy Ciudad del Conocimiento» y «Smart City Alcoy», que pretende convertirse en un escaparate para los casos de éxito y una mesa de debate sobre los muchos retos a los que se enfrentan los núcleos urbanos de menos de 100.000 habitantes.

El director del Campus alcoyano, Juan Ignacio Torregrosa, destaca la importancia de apostar por la sostenibilidad, no sólo por los factores positivos que aporta en materia medioambiental y de costes, sino porque según sus palabras, «es una auténtica necesidad de supervivencia».

Torregrosa resalta que Europa está atrapada entre dos colosos, China, que compite en mano de obra, y Estados Unidos, que lo hace en tecnología. «Nos encontramos -enfatiza- con que dependemos mucho del petróleo y eso no tiene ninguna viabilidad a medio o largo plazo por los costes y el agotamiento de los recursos. Por ello hay que tener fuentes de energía renovable, invertir en tecnología para ser competitivos y reducir la factura energética. Se trata, insisto, de una necesidad de supervivencia».

Manuel Llorca, director de la Cátedra Smart City, señala que los pilares básicos sobre los que se deben apoyar las ciudades sostenibles e inteligentes son la eficiencia energética, la reducción de emisiones, la mejora de la movilidad y la participación ciudadana. Sin embargo, mientras las grandes ciudades tienen más instrumentos y recursos para trabajar en estos campos, las medianas y pequeñas encuentran más dificultades, sobre todo en materia de financiación. «De ahí -enfatiza- este congreso. Queremos que sea un foro de debate para intercambiar experiencias, conocer casos de éxito y cooperar para trazar estrategias comunes y buscar dinero con el que desarrollarlas».

El congreso, que arrancó ayer y continuará durante el día de hoy, ha logrado congregar a cerca de 200 personas. Participan empresas de primer nivel, así como representantes del Ministerio de Economía, la Red Innpulso y los ayuntamientos de Terrasa, Villarreal, Ontinyent, Torrent, Baracaldo, Jaca, Sant Boí o Gata de Gorgos, entre otros.

En la inauguración del congreso estuvieron presentes la secretaria autonómica de Economía, Blanca Marín; la vicerrectora de Recursos Digitales de la UPV, Virginia Vega; Juan Ignacio Torregrosa y el alcalde de Alcoy, Antonio Francés, quien destacó la importancia de «poder compartir experiencias y explicar qué estamos haciendo y qué queremos conseguir».

El experto en movilidad urbana sostenible de la UPV, José Vicente Colomer, abrió la jornada reflexionando sobre el futuro de la movilidad, asegurando que ésta «será sostenible o no será». Para ello, aseguró que es necesario «alcanzar un pacto de movilidad», pero también potenciar la electromovilidad urbana, limitar ciertos vehículos, fomentar las bicicletas y peatones, repartir el espacio urbano y apostar por el transporte público.

El programa abordó conceptos como la movilidad sostenible, con una mesa redonda en la que Leonardo Santamaría, manager de BMW, expuso la importancia creciente de los vehículos electrificados, sobre la base de que en el horizonte de 2025 una de cada cuatro ventas pertenecerá a este sector.

Héctor Olabegogeaskoetxea, manager de Irizar, explicó los avances en autobuses eléctricos de distinto tamaño para prestar servicio tanto en el interior de las ciudades como en rutas exteriores, mientras que Sergio Serna, director de Bikefriendly, enfatizaba la obligación de potenciar el uso de la bicicleta tanto convencional como eléctrica en los recorridos urbanos. Sergio Pomar, presidente de Fenie Energía, habló de la necesidad de extender las redes de los puntos de recarga.

La eficiencia energética centró el último debate del día, en el que Fernando Espiga, director de la Fundación Tecnalia Research & Innovation, habló de los proyectos piloto en los que están trabajando con el objetivo de disminuir el consumo, así como destacó la importancia de las energías renovables, mientras Cosmin Koch, de Acciona Agua, expuso que «la investigación es el camino para lograr la máxima eficiencia».

La representante de Siemens España abordó las necesidades de las ciudades y expuso las cinco grandes tendencias de cambio: la digitalización, la urbanización, la globalización, el cambio demográfico y el cambio climático. Cerró la sesión Carlos Fores, de Elecnor, destacando la transformación hacia ciudades inteligentes para frenar, entre otras cosas, la despoblación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine