Indemnizan con 75.000 € a la familia de un hombre que murió tras esperar 11 horas una operación

El paciente, de 72 años, falleció en el postoperatorio tras ser intervenido después de sufrir una caída fortuita en su casa

11.02.2016 | 18:46

Las aseguradoras de cuatro médicos del Hospital General de Valencia indemnizarán con 75.000 euros a la familia de un paciente de 72 años que falleció en el periodo de postoperatorio, tras esperar 11 horas para ser intervenido de urgencia después de sufrir una caída fortuita en su casa.

La familia del paciente interpuso una querella. Tras cuatro años de instrucción en un juzgado de Valencia, se ha alcanzado un acuerdo con las aseguradoras por el que indemnizarán a los herederos con 75.000 euros, aunque la vía penal contra los cuatro facultativos implicados en la atención sanitaria sigue en marcha. El fiscal les atribuye un homicidio por imprudencia grave y pide para cada uno de ellos un año y tres meses de cárcel, según ha informado el Defensor del Paciente en un comunicado.

Los hechos sucedieron el 14 de enero de 2011, cuando el paciente, un hombre de 72 años, fue trasladado en ambulancia desde el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy al Hospital General de Valencia con un traumatismo por caída fortuita que se produjo en su domicilio sobre las 21.30 horas de ese día.

En el diagnóstico realizado en Urgencias del hospital alicantino constaba un hematoma epidural, fractura de la escama del temporal y hematoma muscular extracraneal, así como focalización neurológica y signos de hipertensión endocraneal, por lo que se decidió su traslado en ambulancia esa misma noche al Hospital General, como centro de referencia, a fin de realizar una intervención quirúrgica urgente, de la que se advirtió al neurocirujano de guardia aquella noche y a otro médico, que aceptaron el traslado.

Según el Defensor del Paciente, la ambulancia que trasladó al hombre llegó al Hospital General de Valencia a las 03.34 horas del 15 de enero. Allí, un tercer médico se encargó de atender al paciente a su ingreso, lo valoró inicialmente y lo destinó a una cama en Observación, donde el paciente permaneció sin ser reconocido ni valorado por ningún facultativo del Servicio de Neurocirugía hasta aproximadamente las 15 horas de ese mismo día.

En ese momento, el neurocirujano de guardia saliente y el entrante decidieron realizar una intervención quirúrgica de craneotomía descompresiva, que le fue practicada pasadas las 15 horas de ese día, 11 horas después del ingreso. No obstante, el paciente no pudo superar el postoperatorio y falleció en la UCI el 16 de enero.

"HECHOS INTOLERABLES"
La presidenta del Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha considerado "intolerable" que "un paciente que necesita intervención urgente y que por tal motivo es traslado al Hospital de referencia con los medios necesarios para la realización de tal intervención, tenga que pasar 11 horas sin ser atendido para después ser intervenido cuando ya nada se podía hacer por salvarle la vida".

Asimismo, ha denunciado que "el laberinto burocrático y la desorganización letal que rodea a un hospital público ha hecho que costara cuatro años identificar a los supuestos autores de tal grave negligencia", pues, a su juicio, "una cosa son los horarios y turnos oficiales de cada hospital y otra los continuos cambios que se hacen entre los médicos del mismo, que representa una dificultad añadida para poder determinar los autores materiales de que el paciente haya estado desatendido y falleciera por tal gravísima imprudencia".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine