El Código de Infarto en Sant Joan reduce la mortalidad

La muerte hospitalaria de los pacientes de alto riesgo ha pasado del 38,8 al 22,4 por ciento en tres años

20.08.2016 | 00:36

La implantación del Código de Infarto en el tratamiento del síndrome coronario agudo (SCA) en el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Sant Joan d'Alacant (Alicante) ha permitido reducir la mortalidad hospitalaria de los pacientes de alto riesgo del 38,8 al 22,4 por ciento desde 2013.

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha dado a conocer este viernes los datos de una investigación para evaluar los beneficios que ha aportado la implantación del Código que actúa en el centro desde el año 2013 y que supone la atención urgente al infarto las 24 horas para los hospitales de Sant Joan d'Alacant, Hospital de Dénia y Marina Baixa, en la Vila Joiosa.

Los principales resultados que revela este estudio son una reducción significativa de la mortalidad hospitalaria de los pacientes de alto riesgo, pasando del 38,8 al 22,4%, y una reducción en un día de media del tiempo de estancia hospitalaria.

El trabajo, cuyo investigador principal es el cardiólogo Alberto Cordero, se ha publicado en la Revista Española de Cardiología, que edita la Sociedad Española de Cardiología (SEC), y pretende describir el cambio en el perfil clínico, el tratamiento y el pronóstico de los pacientes atendidos por SCA en el centro tras la implantación del Código Infarto.

Esto se hace siguiendo las recomendaciones de la Sociedad Europea de Cardiología, según la cual la creación de un nuevo plan asistencial del infarto debe acompañarse de una evaluación de sus resultados.

En este estudio se compararon los resultados obtenidos en manejo clínico, revascularización y mortalidad de los dos años antes del Código Infarto y el primer año de actividad tras su instauración. Se incluyó a 1.210 pacientes y, aunque la media de edad fue similar en ambos periodos (68 años), se observó que los casos ingresados en el segundo (tras la creación del Código Infarto) presentaban un cuadro de mayor gravedad.

"Esto puede deberse a distintos motivos, como pueden ser que ninguno de los pacientes a los que se les realiza una angioplastia primaria han tenido que ser trasladados a otros centros desde la implantación del Código Infarto; también, una mayor sensibilidad diagnóstica por parte de los profesionales, consecuencia de la campaña formativa sobre criterios diagnósticos y terapéuticos que se ha llevado a cabo con los servicios implicados. No obstante, pese a tratarse de pacientes más graves, el tiempo de ingreso medio hospitalario se redujo en un día", ha explicado Cordero.

Otro de los beneficios que se observan tras la llegada del Código Infarto es la reducción del tiempo hasta la realización del cateterismo, lo cual ha llevado a un aumento del 13% de los pacientes revascularizados antes de las 48 horas, pasando del 65,4% de los pacientes al 78,6.

Asimismo, la puesta en marcha de este Código ha supuesto la generalización de la angioplastia primaria como estrategia de elección para los pacientes con síndrome coronario agudo, de forma que se pasó de un 21,3% de casos tratados con trombolisis (la intervención anterior a la angioplastia) en el período previo, a la desaparición de esta estrategia en el hospital dos años más tarde.

Dos tipos de 'Sca'

El síndrome coronario agudo puede ser con elevación del segmento ST o sin elevación. El primer caso se debe a una oclusión completa y aguda de una arteria coronaria y el objetivo del tratamiento es la apertura de esa arteria, para lo cual el cateterismo urgente (la angioplastia primaria) es el tratamiento de elección.

La angioplastia primaria debe realizarse de forma urgente, en los primeros 120 minutos desde que el paciente contacta por primera vez con los servicios sanitarios. El síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST se suele deber a una lesión muy severa en una arteria y el tratamiento también suele precisar cateterismo, pero no de forma tan urgente, aunque idealmente en las primeras 48 horas.

El Código Infarto sólo regula la actividad urgente, correspondiente a los pacientes con SCA con elevación del segmento ST, por lo que no se esperaba encontrar en este estudio grandes cambios en los pacientes con SCA sin elevación del segmento ST.

"Sin embargo, sí que observamos que precisamente estos pacientes presentaron una mayor reducción en la mortalidad hospitalaria y un mayor incremento de las tasas de revascularización. Pensamos que el hecho de estar incluidos en el Código Infarto aumentó el grado de concienciación sobre la necesidad de revascularizar a la mayoría de pacientes con un síndrome coronario agudo, aunque las tasas previas ya eran bastante altas", ha señalado Alberto Cordero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine