Los sondeos confirman el gran valor de la necrópolis hallada junto a La Illeta

La prospección arqueológica ha localizado siete tumbas iberas con restos óseos, diversas piezas de bronce y plata, cerámicas, una hoja de hierro y fragmentos de cáscara de huevo de avestruz

26.04.2016 | 01:03

Un yacimiento arqueológico de hace 2.500 años de un enorme valor y con un extraordinario potencial. Las excavaciones de la necrópolis localizada entre La Illeta dels Banyets de El Campello y su Torre renacentista han confirmado la gran relevancia de este hallazgo. Se trata de la necrópolis ibera del asentamiento de La Illeta, cuya ubicación se sospechaba que podía estar cerca pero cuya ubicación se desconocía.

La prospección encargada por el Ayuntamiento a la empresa Estrats ha permitido localizar siete tumbas, donde se han encontrado restos óseos, piezas de bronce y plata, cerámicas y otros fragmentos. Pero el potencial del enclave es tremendo, ya que las excavaciones, realizadas hace meses pero cuyo resultado ha trascendido ahora, han abarcado sólo una pequeña parte de su posible extensión, 286,40 m2 de los 4.900 m2 del entorno terrestre de La Illeta susceptible de albergar parte de la necrópolis. Los sondeos se han realizado entre el cuartel de la Guardia Civil y la Torre, y entre el cuartel y la calle Puerto Deportivo que baja hacia el Club. Y la zona con mayor potencial de conservación está bajo el edificio de la Benemérita y la plataforma de aparcamiento, donde podrían encontrarse «las zonas de cremación y las tumbas de mayor complejidad y riqueza», según recoge el informe arqueológico.

Tal y como ya informó este medio hace unos meses, el soterramiento de un cableado eléctrico junto a la Torre de La Illeta había sacado a la luz dos tumbas iberas, confirmando los posteriores sondeos la existencia de una gran necrópolis. Precisamente en esta zona el Ayuntamiento y el Museo Arqueológico de Alicante (Marq), propietario del enclave de La Illeta, proyectan una gran zona cultural, que permitiría poner en valor la necrópolis y crear un aula de interpretación en el actual cuartel de la Guardia Civil, de titularidad municipal y cuyo traslado tramita el Ministerio de Interior.

Además, se ha hallado una gran fosa de época ibera, que podría ser una cantera de tierra arcillosa, un área de necrópolis de incineración ibera, dos hornos de época moderna y restos cerámicos de la Edad de Bronce.

Las tumbas que se han localizado están excavadas en oquedades que se amplían como fosas en la costra rocosa calcárea, conteniendo los restos de las piras funerarias recogidos tras la cremación de los difuntos. Se depositan en fosas que apenas amplían depresiones y huecos de la roca desnuda, cuyas paredes quedaron tiznadas por los carbones y las cenizas.

Según recoge el informe de los sondeos, no se han encontrado urnas o contenedores, ni tampoco elementos u objetos completos depositados como ajuar. Tan sólo hay restos óseos calcinados del esqueleto y pequeñas piezas metálicas de bronce y plata de la vestimenta del difunto, que se recogerían mezclados entre las cenizas del lugar de cremación. Entre los restos óseos calcinados se distinguen fragmentos craneales y piezas dentales.

Entre los diversos fragmentos de piezas de bronce y plata hallados, destacan un pendiente de plata con aro y pieza decorativa bicónica, así como dos colgantes, también en plata, de distinto tamaño y modelados en forma de ocho.

En dos tumbas también se han hallado partes ennegrecidas de cáscara de huevo, muy posiblemente de avestruz, en las que se aprecian señales de decoración pintada al exterior, e incluso un fragmento de borde con entalladura. Se trata de recipientes simbólicos, ligados a rituales funerarios de clara influencia púnica, que en estas tumbas se colocaron en la pira funeraria como ofrenda. También se ha localizado parte de un plato ibérico pintado sobre el sedimento de una de las tumbas y un fragmento de una pequeña hoja de hierro, de un posible cuchillo o bien de una herramienta, en el relleno de otra de las tumbas.

Aunque la excavación la ha encargado el Consistorio, el Marq está al tanto de los descubrimientos, ya que no dejan de ser hallazgos relacionados con su yacimiento, y la colaboración entre ambas entidades es total. El director técnico del Marq, Manuel Olcina, destacó a este medio la gran relevancia que tiene la necrópolis y la información y objetos que puede aportar. «Durante muchos años nos hemos preguntado dónde estaría la necrópolis ibera de La Illeta, ya que solía establecerse fuera pero cerca del poblado, excepto para el enterramiento de niños. Sospechábamos que podría estar en la plataforma continental y ahora lo hemos podido confirmar». Olcina confía que en un futuro cercano se puedan realizar unas excavaciones más amplias, ya que agregó que «debió de ser una necrópolis muy grande, ya que el poblado ibero estuvo durante dos siglos y medio».

Por su parte, el alcalde Benjamí Soler resaltó el compromiso del Ayuntamiento en recuperar el patrimonio histórico de El Campello y en poner en valor de la mano del Marq esta necrópolis, que complementa el enclave de la Illeta, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la provincia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine