El recurso de un restaurante tumba el Plan General de El Campello aprobado en 2011

El Supremo anula el PGOU al carecer de un estudio económico que demuestre la viabilidad de la expropiación de la parcela del «Seis Perlas»

12.04.2016 | 00:57
El recurso de un restaurante tumba el Plan General de El Campello aprobado en 2011

Los dueños del negocio, ubicado en primera línea de playa, recurrieron el documento por catalogarlo como zona verde para su enajenación.

Los dueños de un restaurante han metido sin quererlo en un lío tremendo a El Campello. El recurso de los propietarios de un conocido local de la playa del Carrerlamar, cuya parcela el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobado en 2011 contemplaba su expropiación para habilitar una zona verde, ha sido aceptado por el Tribunal Supremo, que ha declarado «nulo de pleno derecho» todo el planeamiento. La razón es que el documento carece de un estudio económico financiero que garantice la viabilidad de la enajenación del restaurante Seis Perlas, según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Por ello, podrían quedar en el aire actuaciones urbanísticas iniciadas en estos cinco años, ya que pasa a estar vigente el aprobado en 1986. Una situación que el Consistorio está estudiando, ya que el fallo judicial está fechado el pasado jueves. De todas formas, desde el tripartito señalaron ayer que la sentencia, contra la que no cabe recurso, no afecta a lo que se haya hecho hasta ahora, sólo a lo que está en tramitación y para nuevas licencias de obras, que deberán ajustarse al planeamiento de hace 30 años.

La sentencia de la sección quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal admite, de esta forma, el recurso de casación interpuesto por tres particulares y la mercantil Perla Alicante SL, dueños del restaurante Seis Perlas, contra la sentencia emitida por el TSJCV el 1 de julio de 2014, que rechazaba su pretensión de anular la catalogación de su parcela. Pero además, hace extensiva la nulidad a todo el PGOU, ya que el Supremo observa que el «vicio denunciado» afecta a la aprobación del PGOU en su integridad. A este respecto desde el «Seis Perlas» lamentaron ayer este extremo, ya que su intención era únicamente «defender los derechos» de su propiedad y anular una «caprichosa» recalificación de urbana a dotacional de su parcela, y en ningún caso ocasionar un problema de esta magnitud, derivado, según explicaron, en la «arbitraria decisión de enajenar su negocio», aunque el fallo no entra a valorar este tema.

Jurisprudencia
El problema viene dado, según refleja la sentencia, en que aunque la legislación valenciana no contempla la presentación del estudio económico financiero, en cambio la estatal sí que lo exige y así ha quedado reflejado en varias sentencias en los últimos años que han creado jurisprudencia.

La sala considera que es «necesario un estudio económico financiero que debe demostrar la viabilidad económica de una intervención de ordenación detallada en el sector o ámbito concreto», además de «un informe de sostenibilidad económica que garantice analíticamente que los gastos de gestión y mantenimiento de las infraestructuras y servicios en ese sector o ámbito espacial pueden ser sustentados por las administraciones públicas, en especial la administración local competente en la actividad urbanística». Por ello, no entra a valorar el resto de la demanda.

El «Seis Perlas», abierto en el paseo de la playa del Carrerlamar hace casi 40 años, con una amplía terraza y en una privilegiada ubicación, basaba su recurso en la falta de interés público y social en la recalificación y su arbitrariedad; en la ausencia de un estudio económico financiero, que debe avalar y justificar la viabilidad de la ordenación urbanística establecida en el planeamiento; el imprescindible respeto del principio de equidistribución de beneficios y cargas; y el cómputo de los plazos del anterior planeamiento cuando no se ejecuta la expropiación.

El alcalde Benjamí Soler (Compromís) manifestó ayer que están estudiando la sentencia y van a pedir a la Generalitat que les indique cómo deben actuar ahora, si deben reformar el PGOU anulado o bien iniciar uno desde cero, en una situación muy compleja en el Consistorio, con un equipo de gobierno en franca minoría. El primer edil también aclaró que la sentencia no afecta a actuaciones que ya se hayan ejecutado, sino sólo a las que estén ahora en tramitación o para las nuevas licencias de obras, que tendrán que regirse por el PGOU de 1986, un documento por otra parte que estaba desfasado.

Por su parte, el portavoz del PP y exalcalde Juanjo Berenguer señaló ayer que no había tenido acceso aún a la sentencia, por lo que no podía hacer una valoración, aunque consideraba desproporcionado que por la recalificación de una parcela se anulara todo un PGOU, y recordó que la Conselleria fue quien aprobó de forma definitiva el documento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine