San Vicente del Raspeig

Estudiantes con las manos en la masa

Del éxito de esta actividad da fe que el año pasado había diez alumnos inscritos y este año son 46

09.12.2015 | 01:32
Los jóvenes que realizan el curso de cocina básica entre los fogones del IES Canastell.

Curso de cocina básica. El Instituto Canastell de San Vicente del Raspeig ha organizado por segundo año consecutivo un curso de formación profesional de cocina básica que ha cuadruplicado la demanda del año pasado. Ofrece una formación y los estudiantes, de entre 15 y 17 años, están encantados y motivados con esta actividad.

«Los alumnos están encantados y muy motivados», confiesa la profesora del Instituto Canastell, Elena Lafuente. El centro ofrece por segundo año consecutivo el curso de Cocina Básica que está ayudando a cerca de medio centenar de chavales a quienes los estudios se les estaban atragantando a obtener una cualificación en algo que les motiva y les gusta.Se enmarca en la formación profesional básica y tiene dos años de duración y a él asisten jóvenes de entre 15 y 17 años que no han conseguido el Graduado en Educación Secundaria. Por lo que se trata de una nueva oportunidad para reengancharse a la formación reglada.

De esta forma logran tener unos estudios y una preparación para la que podría ser una futura profesión. En su caso la letra con salsa entra. Porque con la cocina van implícitas materias académicas que se aprenden de una forma amena.

Para valorar los conocimientos de los alumnos realizan exposiciones de sus recetas ante sus compañeros y profesores. Tienen que demostrar sus conocimientos en matemáticas, reflejando las proporciones exactas de los ingredientes; en valenciano e inglés traduciendo las recetas o en lengua cuando las redactan, explica el jefe de estudios, Francisco Sánchez.

«A los estudiantes les gusta este curso porque trabajan de forma diferente», asegura el docente, y añade que«para los alumnos es más interesante porque se les evalúa realizando fichas de recetas con las que demuestran sus conocimientos en diversas áreas».

Los estudios acercan a estos jóvenes al mundo del trabajo a través de prácticas en cafeterías o restaurantes, según apunta Antonio Montero, el jefe de Cocina. «Esta tierra ofrece bastantes oportunidades en la hostelería» afirma el docente. Y cuenta que el curso pasado las empresas contrataron a tres estudiantes para trabajar en verano y después en fines de semana.

Este año los estudiantes harán prácticas en 14 empresas. «Somos optimistas, los chicos rinden a un buen nivel y nos han felicitado por el buen trabajo que se hace en el instituto», afirma con orgullo el responsable de cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine