Necrológica

Fallece Edmundo Seva, exalcalde de Sant Joan d'Alacant

Durante cuatro años llevó con orgullo el cargo de primer edil de su pueblo de toda la vida

29.11.2015 | 00:50

De carácter amable y conciliador, supo compaginar su carrera política con su labor profesional y dejar el tiempo suficiente para estar al lado de su familia, a la que adoraba. Hombre cercano y fiel a sus ideas, siempre sabía estar. Se le recordará, sobre todo, por ser una gran persona.

«Un alcalde para todos». Con este lema se presentó a las elecciones municipales de 2007 con la ilusión de ser el alcalde de su pueblo adoptivo, y la vio cumplida. Ayer falleció a los 61 años de edad y tras una breve pero grave enfermedad Edmundo Seva García, quien fue alcalde de Sant Joan d'Alacant de 2007 a 2011 por el PSOE.

Nacido en Alicante en 1954, en el seno de una familia de carpinteros, era el cuarto de cinco hermanos y desde muy pequeño residió en Sant Joan, donde se casó y crió a sus dos hijas, que le dieron cuatro nietos por los que se desvivía.

Edmundo Seva compaginó su carrera política con su labor profesional en la banca, en la CAM, donde llegó a ser jefe de oficinas de Benalúa y posteriormente en Fontana. Hombre de partido, fue teniente de alcalde durante los mandatos 1999-2003 y 2003-2007, con su antecesor Paco Seva como alcalde. Pero fue tras su victoria en las urnas en 2007 cuando desplegó con plenitud todas sus virtudes políticas, que fueron muchas. De carácter amable y conciliador, cercano y amigable, supo lidiar con sus vecinos ante la polémica instalación del crematorio de Sant Joan, cuyas obras mantuvo paralizadas durante su mandato. En sus años de gestión, amplió el patrimonio de Sant Joan en cerca de cinco millones de euros.

Construyó nuevos espacios y apostó por la creación de nuevas infraestructuras como el Casal de la Tercera Edad, el Centro Sociocultural y las nuevas dependencias para la Policía Local. Asimismo reformó de manera íntegra el polideportivo municipal y los bajos de la Casa de la Cultura para dotar de espacio a la banda de música municipal para sus ensayos. En política social trasladó el servicio de atención a domicilio a la empresa pública para municipalizar el servicio y permitir que llegará a más personas. Son algunos de sus legados.

Un político cercano
Le gustaba pasear por la Rambla y recibir los saludos y parabienes de sus vecinos, aunque también sabía encajar, con ese buen talante que le caracterizaba, las críticas cuando llegaban. Fue un alcalde «de poble», en toda la extensión de la expresión, y repetía una y otra vez: «El cargo pasa, las personas permanecen».

Una de las anécdotas de su mandato fue el reproche que la oposición le hizo por acudir en chándal a un pleno, a lo que él respondió que había que ponerse más esa ropa y salir más a la calle. Esa faceta deportiva le hizo estar ligado a clubes deportivos de Sant Joan y «patear» su pueblo, recorriendo las calles y advirtiendo si encontraba desperfectos.

Le encantaba relajarse rodeado de su familia, de sus amigos, era un gran anfitrión. Disfrutaba abriéndote su casa y ofreciéndote lo que tenía.

Gracias a ese buen talante supo encajar la dura derrota en las municipales de 2011, en medio de la debacle general del PSOE, sufrida en mayor medida por la crisis económica y el negativo «efecto Zapatero», más que por el descontento de sus vecinos con la gestión municipal. Comenzó entonces una nueva etapa política como portavoz adjunto del grupo socialista en el Ayuntamiento de Sant Joan y como diputado provincial. Supo mantenerse al margen de las batallas internas del partido, por esa forma de ser abierta y conciliadora. Le costaba enfadarse con un compañero, un adversario, un amigo o un conocido.

Recién jubilado, cuando se disponía a disfrutar con plenitud de su familia, su mujer, sus hijas, sus nietos, le sorprendió la enfermedad, el pasado junio. Rodeado de los suyos se enfrentó a ella con determinación y entusiasmo, y empezó a recibir innumerables muestras de cariño y los reconocimientos y homenajes de sus vecinos.

En agosto fue requerido para pronunciar un emotivo pregón para dar comienzo a las fiestas de Benimagrell. Más tarde, en octubre, el pleno municipal del Ayuntamiento de Sant Joan aprobó por unanimidad que la Travesía de Benimagrell llevara su nombre, un vial próximo a una vivienda donde solía pasar el verano con su familia.

Los trabajadores de INFORMACIÓN nos unimos al dolor de la familia, y en especial de nuestra compañera Alba Seva. El funeral tendrá lugar el domingo por la mañana, a las 10,30 horas en el Tanatorio Santa Faz de Sant Joan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine