Alardo de tradición en las fiestas de Xixona

La gran Entrada de Moros y Cristianos reúne a miles de personas en las calles de la localidad

24.08.2015 | 01:10

La capitanía de la cruz despliega un boato que alude a las raíces agrícolas del municipio y el bando moro sorprende por su majestuosidad.

Tras meses de espera, trabajos y preparativos los vecinos de Xixona salieron a la calle, se enfundaron en sus mejores trajes y expectantes, asistieron y participaron en el acto central de la Trilogía Festera: la gran Entrada de Moros y Cristianos.

El casco histórico de la localidad se convirtió en una gran peatonal a partir de las 18.00 horas. Las diez filaes comenzaron su recorrido desde el Pont d'Alacant para lucir sus pasos por la calle del Valle y la avenida de la Constitución ante la mirada de festeros y vecinos que se reunían en las aceras o acompañaban el desfile desde los balcones de sus viviendas. Más de 1.800 personas formaron parte de la Entrada de este año.

El color de las banderolas que adorbanan las calles y de las imponentes vestimentas cautivaba la mirada en una tarde en la que el calor se podía soportar y dejaba, en especial, disfrutar de la música, omnipresente en cada rincón de Xixona. Como es costumbre, los festers de l'any, Higinio Rico y Manuel Soler, lanzaron la arenga desde el balcón de la Casa Pósito que dio inicio al desfile.

El bando cristiano fue el primero en tomar las calles de la localidad, la filà Contrabandistes inició la marcha de la media cruz, y a continuación fue el turno de La Canyeta, Cavallers del Cid, Pirates-Marinos y, finalmente, la filà que ostenta la capitanía este año: Llauraors. El boato cristiano no dejó indiferente a nadie. Formado por alrededor de 150 personas, recreó el momento de la invasión mora en aquel agosto de 1550. Llauraos recurrió a sus símbolos y recordó las raíces agrícolas de la población. Las espigas, en alusión al trigo, las almendras, la mistela y los dulces estuvieron también presentes en el boato. Los capitanes Gaspar y Borja Valverde -padre e hijo- cerraron el desfile de las huestes de la cruz para dar paso a sus eternos enemigos.

Con el paso de las horas el número de asistentes a la Entrada aumentaba. La avenida de la Constitución se convertía así en un punto de encuentro para familias, amigos, festeros y vecinos. No faltaron los granizados y helados para disfrutar de un desfile que continuó impactando al público con el despliegue de las huestes moras.

La filà Moros Vermells fue la primera en salir a escena, a continuación fue el turno de Moros Grocs e instantes más tarde de Kaimans y Moros Verdes. La capitanía mora, este año a cargo de las 22 mujeres de una escuadra de la filà Marrocs cerró la Entrada. La solemnidad de las marchas moras, la majestuosidad de los trajes y el entusiasmo de esta escuadra sorprendieron a los asistentes en los últimos instantes del desfile.

Emoción
«Este año quizá es más emocionante porque son las primeras fiestas que vivo como alcaldesa», señalaba la primer edil, Isabel López, al inicio de la Entrada. «Se notan las ganas de fiesta de los xixonencs, estas fiestas gozan de una gran tradición, de más de 200 años, un dato que debemos recordar», apuntó. Por ello, la regidora señaló que desde el Ayuntamiento se seguirá trabajando para los Moros y Cristianos de Xixona reciban el reconocimiento que merecen. «Las fiestas se viven en la calle y se comparte. Son muy especiales porque se convierten en la excusa perfecta de los xixonencs que viven fuera de regresar a nuestra tierra», explicó la alcaldesa, quien además subrayó que cada año la localidad recibe más turistas con motivo de las fiestas patronales. En este sentido López recordó que por tercer año consecutivo la Entrada fue retransmitida en web: www.jijonaturismo.com. «Apostamos por seguir difundiendo este tipo de actos, un gesto que nos agradecen especialmente los heladeros que tenemos repartidos por toda España y que, aunque lo desean, no nos pueden acompañar en la gran Entrada de Moros y Cristianos».

Las fiestas continuarán hoy con la Embajada Contrabandista por la mañana y por la tarde con la Embajada del Moro. La Retreta, a partir de las 23.00 horas podrán punto y final al segundo día de la Trilogía Festera en Xixona. Mañana tendrá lugar uno de los actos más esperados: el Juicio al Moro Traidor. La Embajada del Cristiano, el alzamiento de capitanes y abanderados y la procesión cerrará los actos de este día. Los festejos culminarán el martes con el castillo de fuegos artificiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine