La Torre de les Mançanes

Una auténtica batalla de agua

Centenares de personas disfrutan de la tradicional «Banyà» que este año ha contado con el lanzamiento de espuma

17.08.2015 | 01:20

¡Que no quede nadie seco! Todo festero y visitante que acudió ayer a la Torre de les Mançanes vivió un día pasado por agua en muchos sentidos. La gente, con ganas de pasarlo bien y equipados con cubos, globos o mangueras, mojaron a cualquier persona que veían a su alrededor. Tubo de espuma, y cuatro cubas de 8.000 litros cada una, suministraron el material necesario para que todo el mundo terminara empapado.

La Torre de les Maçanes vivió ayer el día más esperado de las fiestas de la Mare de Déu dels Fadrins, la tradicional «banyà». Centenares de lugareños, y visitantes procedentes de toda la provincia, acudieron al municipio alicantino a disfrutar de un día pasado por agua a pesar del mal tiempo.

La fiesta comenzó mucho antes de lo previsto. Un pueblo a rebosar permanecía inquieto y bien equipado esperando a que sonara la señal que da comienzo al divertido festejo. Los asistentes estaban expectantes y ansiosos por que llegaran las 13 horas para escuchar el chupinazo oficial y así dar el pistoletazo de salida. Toda la avenida de Espanya se convirtió en un campo de batalla en la que solo se podía ver agua salpicando y volando por encima de la gente. Un ambiente idóneo para terminar empapado.

Las cubas y fuentes atestadas de largas colas esperando a rellenar los utensilios más insospechados para seguir mojando a todo aquel que pasaba por su lado. Los casi 32.000 litros repartidos por la avenida fueron complementados, este año, con un tubo de espuma que supuso para la gente joven, y no tan joven, un buen colofón de la fiesta. Nadie quería parar, y por si fuera poco, los vecinos arrojaban cubos llenos a los festeros, que impacientes, esperaban junto a los balcones. Era imposible ver a alguien seco en toda la zona. El municipio se sumergió en un ambiente festivo en el que no faltaron los disfraces: sevillanas con barba, cazafastasmas e incluso un dinosaurio se dejaron ver por la localidad. Tras una hora a remojo y para «faena» de los participantes, que se quedaron con ganas de más, finalizó el espectáculo hasta el próximo año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine